Horno de Fosa

Horno de Fosa

El horno de fosa tienen la ventaja de ser altamente productivos ya que la temperatura de operación se distribuye en forma muy uniforme logrando operar a diversas temperaturas con poca pérdida de calor. Se puede utilizar una atmósfera controlada que puede proteger contra la oxidación y la descarburación en caso necesario o puede ser utilizado sin atmósfera para otras operaciones. Las temperaturas de operación están entre 150-1,050°C. Por su tamaño y características, estos hornos se utilizan para procesar piezas largas en posición vertical o piezas a granel en grandes cantidades.

Tratamientos Térmicos: Temple y revenido, recocido, normalizado, relevado de tensiones y oxidación controlada.
Aceros: Aceros al carbón y aceros grado herramienta.